Visitaas

30 sept. 2011

pequeeeeeeños


En un campamento, nunca puedes llegar a conocer a todas las personitas que te rodean. Pero cuando el viaje termina y estas de camino a casa que alguien aparezca y te hable, te saque una sonrisa, te pregunte que tal han sido tus 10 días, o simplemente te dejen sentarte con ellos a reír, decirles que van a ser el orgullo del año que viene y que son ellos ,que son perfecto y que nunca cambien, es algo que me hacen sentirme mejor persona y como todo el mundo estamos echos de personas que nos van dejando un trozo de ellos, puedo decir que a ellos jamás les voy a olvidar y que ya forman parte de mí, que son mis pequeños y que les quiero mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario