Visitaas

4 sept. 2011

Todo lo que una vez me vino grande, ahora me viene pequeño.



De nada vale preocuparse por las cosas, hacerse mil preguntas, tratar de entender a ciertas personas. Siempre corres ese riesgo, el de equivocarse, o simplemente el de entender mal. Así que es mejor centrarse en nuestras cosas. Ya se encargará 
otro de lo demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario